El fútbol es por excelencia el deporte rey, y aunque a partir de él derivan muchas variantes hoy nos toca hablar del legado de una de las opciones más buscadas para el entretenimiento familiar, salas de juego y locales comerciales, el futbolito.

Gracias a sus pequeñas dimensiones el futbolito se ha consagrado como uno de los juegos de mesa preferidos por todos, sin embargo, para llegar al nivel que conocemos tuvo un largo camino que recorrer. Por esta razón, reseñaremos gran parte de su historia y algunas anécdotas que surgieron con el pasar de los años.

Una idea que nació a finales del siglo XIX

Llevar el fútbol a una mesa de juegos era el sueño inalcanzable de algunos inventores europeos alrededor del año 1890, por desgracia, en esa época ninguno de las propuestas tuvo el éxito deseado.

Décadas más tarde, el británico Harold Searles Thornton llega con un modelo digno de admirar y es cuando finalmente ocurre la primera solicitud conocida de patente y registro para el juego de futbolito, la cual se dio en el año 1922 en Gran Bretaña. La solicitud fue certificada un año más tarde, es por esto que, su fecha se fija oficialmente el 01 de noviembre de 1923, confirmando a Harold Searles Thornton como el inventor del juego.

La primera solicitud de patente americana para el futbolito llegó un par de años después a Estados Unidos de la mano de un familiar de Sealer Thorton, la cual tuvo que esperar por la debida aprobación hasta el año 1927. En ambas patentes se mantuvo la estructura original, incluyendo: un portero, 2 defensas, 5 mediocampistas y 3 delanteros por equipo.

En el año 1937 surge en España una versión con un ligero cambio en los jugadores, añadiendo un par de piernas abiertas a los muñecos como reemplazo al modelo inglés de un solo bloque. Esta variante que aún continúa vigente en ese país es atribuida al periodista Alejandro Finisterre.

El auge en los años 50 y 60

El futbolito comienza a ganar un aspecto más formal y se comienzan a disputar las primeras partidas registradas entre jugadores de distintas nacionalidades. Adicionalmente, se apertura la creación de federaciones, pasando de ser un juego informal a una competencia con bases y reglamentos.

Año tras año siguió creciendo, y finalmente en el 2002 se disputó la 1era copa del mundo de “futbolín” en Francia. De allí en más, su historia se sigue escribiendo con una racha imbatible de fanáticos y competidores alrededor del mundo.


4 Datos curiosos que no conocías…

1.- En un nivel de alta competencia la bola puede alcanzar una velocidad de hasta 120 km/h.

2.- En la mayoría de las competencias formales existe un árbitro que se encarga de establecer los penaltis y las infracciones.

3.- El material para la elaboración de la pelota varía de acuerdo al fabricante, las puedes encontrar de corcho, metal, mármol, plástico, etc.

4.- Cada mesa de futbolito cuenta con un desnivel de 1° en el área de portería y medio campo, favoreciendo el desplazamiento de la pelota.